jueves, 5 de octubre de 2017

LA PAZ

LECTURA: Lc 10, 1-12
En aquel tiempo, designó el Señor otros setenta y dos, y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir él. Y les decía: «La mies es abundante y los obreros pocos: rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies. ¡Poneos en camino! Mirad que os mando como corderos en medio de lobos. No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias; y no os detengáis a saludar a nadie por el camino. Cuando entréis en una casa, decid primero: “Paz a esta casa”. Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros. Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan: porque el obrero merece su salario. No andéis cambiando de casa. Si entráis en un pueblo y os reciben bien, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya, y decid: “Está cerca de vosotros el Reino de Dios”. Cuando entréis en un pueblo y no os reciban, salid a la plaza y decid: “Hasta el polvo de vuestro pueblo, que se nos ha pegado a los pies, nos lo sacudimos sobre vosotros. De todos modos, sabed que está cerca el Reino de Dios”. Os digo que aquel día será más llevadero para Sodoma que para ese pueblo».

TEXTO QUE ME HA “TOCADO”
Cuando entréis en una casa, decid primero: “Paz a esta casa”. Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz.

REFLEXIÓN-MEDITACIÓN 
Este texto tiene muchos temas con los que poder meditar y reflexionar. Pero hoy me siento “tocada” especialmente por uno, probablemente porque le siento necesario: LA PAZ.
En este caso es la paz  interior, que es la base para construir la paz social. La paz que debemos tener cada uno de nosotros, para poder compartirla y transmitirla con la gente que nos rodea que, de ese modo, también evitamos encontrar “motivos” para la violencia.

ORACIÓN
Señor, gracias por darme la paz que siento dentro, para poder compartirla; gracias por motivarme a transmitir la paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario