sábado, 10 de marzo de 2018

¡TEN PIEDAD!

¡Dios mío, ten piedad de mí, que soy un pecador!
(Lc 18, 13)

Soy una persona con fallos y debilidades. No existe ninguna persona "perfecta", aunque eso no quiere decir que no deba reconocer mi fragilidad.

Señor, sé que tienes piedad de mí; sé que soy una pecadora. Pero a la vez, tu misericordia me alienta y me impulsa a seguirte.
¡Muchas gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario