miércoles, 22 de agosto de 2018

VAYAN


Al caer la tarde salió de nuevo (un propietario) y, encontrando todavía a otros les dijo: ¿Cómo se han quedado todo el día aquí, sin hacer nada?
Ellos le respondieron: Nadie nos ha contratado.
Entonces les dijo: Vayan también ustedes a mi viña.
(Mt 20, 6-7)

No hubo trato económico, pero ellos fueron, confiaron en que algo se les daría.

Señor, confío en ti. Sé que debo -y quiero- seguirte sólo por amor; no  por recibir una “paga”. Pero, a pesar de eso,  me estás “pagando” cada día mucho más de lo que me merezco.
Muchas gracias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario