domingo, 9 de septiembre de 2018

ATRAVESANDO


Cuando Jesús volvía de la región de Tiro, pasó por Sidón y fue hacia el mar de Galilea, atravesando el territorio de Decápolis.
(Mc 7, 31)

Jesús no se quedaba quieto en ningún lugar, sino que se movía, se iba de un lugar a otro, acogía a la gente que encontraba en el camino.

Señor, gracias a ti y a todos los que quisieron seguirte tu Palabra y “tus hechos” llegaron a mi vida y a la de tantas otras personas de lugares muy diferentes. Con tu ayuda, yo también voy a compartir la Buena Nueva, voy a compartir tu esperanza, voy a compartir tu amor.



No hay comentarios:

Publicar un comentario