martes, 4 de septiembre de 2018

SIN HACERLE NINGÚN DAÑO


Pero Jesús lo increpó diciendo:
“Cállate y sal de ese hombre”
El demonio salió de él, arrojándolo al suelo en medio de todos, sin hacerle ningún daño.
(Lc 4, 35)

A veces me vienen a la mente palabras, pensamientos que no son buenos. Lo reconozco.

Por eso te pido, Señor, que en esos momentos, me ayudes a sacar esas palabras y pensamientos malos, como tú lo haces, sin ningún daño y sustituirlos por los correctos y adecuados para transmitir tu paz y tu amor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario